Darkness Spectrumwow

Logros y guías de Reputaciones


    7-. La Guerra de los Ancestros

    Comparte
    avatar
    Satsuki
    Admin

    Mensajes : 32
    Fecha de inscripción : 16/10/2014
    Edad : 22
    Localización : Dalaran

    7-. La Guerra de los Ancestros

    Mensaje por Satsuki el Jue Nov 19, 2015 2:03 pm


    En torno a 10.000 años antes de que tuviera lugar la Primera Guerra de Azeroth entre humanos y orcos, el mundo de Azeroth sólo constaba de un continente, Kalimdor. En el centro de Kalimdor existía un lago repleto de energías incandescentes, este era el Pozo de la Eternidad, una fuente de magia proveniente de más allá de los confines del mundo. El pozo era una fuente de vida.Con el paso del tiempo unos humanoides nocturnos descubrieron el lago, construyeron allí sus casas y con el tiempo el poder del lago les afectó, volviéndoles inteligentes e inmortales. Estos seres se hicieron llamar Kaldorei. Los Kaldorei o elfos nocturnos, como se les llamaría más adelante, adoraban a la diosa Elune, diosa lunar que, creían, dormía en el fondo del lago durante el día.

    Trataron de estudiar las magias arcanas de las energías del lago, y mientras crecían, descubrían nuevos territorios de Kalimdor y se encontraron con los Dragones que fueron enviados por los Titanes para proteger Azeroth, criaturas enormes que se habían convertido en guardianes del mundo, y a los que prefirieron no molestar por su inmenso poder.Con el tiempo, los Kaldorei aprendieron de los poderes  del pozo y comenzaron a estudiar la magia arcana. Estos estudios llevó a los Kaldorei a contactar con poderosas criaturas, pero la más llamativa fue el Semidios Cenarius, el semidiós de los bosques, quien se mostró amable con los elfos y les enseñó gran cantidad de cosas sobre la naturaleza. A raíz de esto, los Kaldorei desarrollaron un fuerte afecto por los bosques y la naturaleza (Puede ser notado en los juego de Warcraft). Con el tiempo, algunos elfos nocturnos pensaron que el abuso de la magia podría traerles desequilibrio, pero no fueron escuchados, y los tercos comenzaron a levantar templos enormes, a crear poderosos objetos mágicos y adaptaron el mundo a sus necesidades (la magia arcana). Una de las hechiceras, Azshara, alcanzó tanto conocimiento que fue coronada reina de los Kaldorei y se le construyó un palacio a orillas del Pozo de la Eternidad.El pueblo de los elfos creció con el tiempo por el continente y llegó un momento en que La Reina Azshara escogió a unos servidores personales que recibieron el nombre de Quel'Dorei (Bien nacidos), por su gran desempeño en la magia arcana, pero esto les llevó a creerse superiores a sus hermanos. El líder de los Quel'dorei, Dath'Remar caminante del sol (Dath'Remar Sunstrider) no tardó en hacerse con las riendas del país, y los Quel'dorei pasaron a ser envidiados en secreto por los demás Elfos Nocturnos (Kaldorei), no pasó así con Azshara que era incluso admirada como la encarnación de la diosa Elune, lo que causó disgusto entre las sacerdotisas de la Luna, en especial con la sacerdotisa Tyrande Susurravientos.

    Azshara ordenó a los Altonatos estudiar concienzudamente las energías del Pozo y estos empezaron a desentrañar las energías místicas del pozo, igual que lo hacían los eruditos. Conforme descubrían más poder, podían crear y destruir a su antojo. Con el tiempo empezaron a abusar del uso de la magia, y fueron advertidos por Cenarius de que esto sólo traería problemas, pero sus consejos fueron en vano. Con el tiempo, Azshara y los Altonatos se fueron distanciando de sus hermanos Kaldorei, y una extraña palidez cubrió sus rostros. Malfurion Tempestira (Malfurion Stormrage), un joven erudito y druida aprendiz de Cenarius, hijo de un gran druida también aprendiz de él, percibió que una influencia mágica los había corrompido, y a pesar de que no pudo identificar el origen de este mal, supo que lo cambiaría todo.



    LA LLEGADA DE SARGERAS

    La irresponsabilidad de los Quel'dorei les costó caro. El abuso de la magia arcana fue detectado, a través del Pozo de la Eternidad, por mentes demoniacas. Sargeras, se lanzó a buscar el origen de la magia empleada. Al descubrir el mundo de Azeroth y ver que allí estaba el pozo de la eternidad, surgió en él el ansia de poder del pozo de la eternidad, decidiendo acabar con el mundo de Azeroth y reclamar las fuerzas del Pozo de la eternidad para sí mismo.

    Sargeras se dirigió hacia Azeroth junto a su Legión de Fuego, formada por millones de caóticos demonios provenientes de todos los confines del Vacio Abisal. Archimonde y Mannoroth prepararon sus guerreros  demoníacos y atacaron. Azshara, atraída por el poder mágico de Sargeras, le abrió las puertas a su mundo y los Altonatos, corruptos por la magia arcana lo convirtieron en su Supremo Dios.Para demostrar su lealtad, Azshara y los Quel'dorei abrieron un Portal Mágico en el Pozo de la Eternidad.Cuando todo estuvo listo,  El Poderoso Sargeras comenzó la invasión sobre Azeroth. La Legión de Fuego arrasó con los poblados de los Kaldorei, los demonios invocaron a los Infernales, gigantes de roca negra y llamas verdes que alcanzaron las tierras de Kalimdor como meteoros. Los demonios avanzaron sin excesivos problemas y los elfos nocturnos, aunque defendieron su territorio, se vieron obligados a retroceder ante la Legión De Fuego.



    LA AYUDA DE LOS ANCESTROS
    El Gran Druida Malfurion Tempestira escapó para ayudar a su gente. Su hermano gemelo, Illidan Tempestira, a pesar de no ser un Quel'dorei, aprendió a emplear la magia arcana. El Druida Malfurion convenció a su hermano de que dejara sus prácticas de magia arcana para ayudar a su gente y ambos escaparon junto a la sacerdotisa Tyrande Susurravientos. Ambos hermanos se enamoraron de la bella sacerdotisa Tyrande, pero Tyrande sólo correspondió al Druida Malfurion. Illidan se resintió por esto, pero el dolor de su corazón no tenía comparación frente a su necesidad de magia arcana. Illidan sufría la misma sed de magia que los Quel'dorei y pensó que empleando las mismas energías mágicas contra la Legión De Fuego, podría derrotarla.Illidan' y sus seguidores formaron un grupo de guerreros, conocidos como Cazadores de Demonios.

    Los Cazadores se cegaban los ojos para poder ver con claridad las auras demoniacas y para emplear todo su potencial mágico contra su enemigo sin ser molestados por la realidad Fisica. El Druida Malfurion nunca perdonó a Illidan por convertirse en Cazador de Demonios, pero a Illidan no le importaba, solo quería impresionar a la sacerdotisa Tyrande Whisperwind.  El Semidios del bosque Cenarius, que se comprometió a ayudar a los elfos nocturnos, pidió ayuda a los dragones guardianes. En poco tiempo Alexstrasza la Roja atacó a los demonios de la legion ardiente. Cenarius llamó a los espíritus de los bosques, surgiendo los Ancestros y los Treants, hombres árbol. Malfurion, Illidan y Tyrande realizaron un furioso contraataque contra los demonios. Illidan avanzaba a través de los demonios mientras estos caían bajo su aura mágica, que dañaba todo lo que tocaba; hasta que llegó a encararse al demonio Azzinoth, capitán de los ejércitos de demonios, y ambos se enfrentaron. Illidan derrotó a Azzinoth y tomó sus espadas curvas como trofeo, espadas que con el tiempo acabarían siendo una extensión de sus brazos.



    EL DESPERTAR DE ALAMUERTE

    Despues de un tiempo de brutales batallas, un terrible acontecimiento cambió los planes. El dragón negro, Neltharión, se volvió loco durante el ataque de la Legión de Fuego. Brotó de él su lado oscuro y se rebautizó como Deathwing (Ala Muerte). El dragón negro traicionó a sus hermanos dragones abandonando la batalla contra la Legion Ardiente dejandolos solos en la batalla. Avergonzados, los demás dragones tuvieron que retirarse.El Druida Malfurion vio como se iban las esperanzas sin sus más grandes aliados, los dragones. Convencido de que el Pozo de la Eternidad era la unión entre el mundo fisico y los demonios, Malfurion decidió que había que destruirlo para siempre. Muchos elfos se horrorizaron ante esto ya que el pozo era el origen de su inmortalidad, no obstante, Tyrande creyó en él y decidió atacar el palacio de Azshara y destruir el Pozo para salvar Kalimdor y prevenir la llegada de Sargeras.



    LA PLANIFICACIÓN DEL ATAQUE AL TEMPLO DE AZSHARA


    El Gran Druida Malfurion y La Sacerdotisa Tyrande planearon toda la noche para el gran ataque al palacio, luego atacaron el palacio de Azshara tratando de parar la llegada de Sargeras. Pero la Reina Azshara estaba preparada y los guerreros de Malfurion fueron apresados. Tyrande fue capturada y apresada por los Quel'dorei cuando trató de atacarla por la espalda y sufrió graves heridas. Malfurion entró en cólera y se decidió a acabar personalmente con la reina enloquecida. Por sorpresa, el hermano de Malfurion, Illidan apareció, convencido de que la destrucción del Pozo le impediría practicar magia, y avisó a los Altonatos de las intenciones de su hermano. Finalmente, tomó aguas del lago en un frasco, para reclamarlas más tarde para sí mismo. Illidan sabía que los demonios destruirían la sociedad élfica.


    LA GRAN DESTRUCCIÓN DEL POZO DE LA ETERNIDAD EN KALIMDOR
    Azshara, prevenida por Illidan, entabló una batalla épica contra Malfurion, quién estaba dispuesto a vencer o morir. Pero el portal que los Quel'dorei estaban sosteniendo se volvió inestable al ser atacados y esto provocó una terrible explosión de magia arcana. Tan fuerte fue esta explosión que destruyó un 80% de la tierra de Kalimdor, y el Pozo de la Eternidad se colapsó entre los elfos y los demonios, creando asi el gran cataclismo.El colapso del pozo destruyó las bases del mundo y una gran parte de Kalimdor fue tragada por los mares, quedando el continente separado en dos masas de tierra alejadas por un vasto nuevo océano. En el centro de ese nuevo océano surgió una tormenta de energías caóticas, justo donde antaño estuvo el Pozo. Esta tormenta eterna, se llamó el Maelstorm, y ya jamás cesaría.



    UN NUEVO MUNDO -AZEROTH-


    La Sacerdotisa Tyrande y Malfurion fueron rescatados por El Semidios Cenarius. Ambos guiaron a los elfos nocturnos restantes hacia nuevas tierras para construir un nuevo hogar. Sargeras y la Legión de Fuego, habían sido desterrados por el colapso del Pozo, pero el precio fue terrible. Los elfos nocturnos se dieron cuenta de que habían sobrevivido bastantes Quel'dorei, que se unieron a los elfos nocturnos para buscar un nuevo hogar. Aunque Malfurion no confiaba en ellos, sabía que sin el Pozo no podrían dominar su magia arcana, por lo que no eran una amenaza.

    Muchos se alegraron cuando descubrieron que el monte Hyjal y el bosque de Vallefresno (Ashenvale), el hogar de Cenarius considerado como sagrado, había sobrevivido. Buscando un nuevo hogar, Malfurion y los Kal'dorei subieron la montaña y al llegar al valle, encontraron un lago. Uno de los Quel'dorei se lanzó sobre las aguas del lago con gran excitación. Con horror para todos los demás, las aguas del lago rebosaban energía mágica..



      Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 4:02 pm